Recibió la ingrata noticia y debió viajar de urgencia a Córdoba. Salió adelante gracias a la ayuda de ex compañeros y gente común, aunque no tuvo apoyo de su club.

Una de las historias difíciles de digerir que dejó el incumplimiento por parte de la dirigencia de Deportivo Mandiyú, y el retraso en el pago de los salarios de sus futbolistas del pasado Torneo Federal A, es la de Nicolás Monje, a quien le tocó vivir el momento más delicado hace algunos días cuando se incendió la casa donde viven sus dos hijas en la ciudad de Córdoba.

Los daños fueron sólo materiales, pero fue una situación que sorprendió indefenso a Monje, dado la deuda que mantiene el club con el futbolista -ya de casi cinco meses- y la imposibilidad de brindarle ayuda a la distancia a sus dos hijas. “Enterarme de lo que pasó al hablar con mi hija de lo que había sucedido, y las necesidades que había, la verdad es que fue algo muy doloroso en ese momento”, confesó el cordobés actualmente radicado en Corrientes.

“La pasé mal pero recibí ayuda de mucha gente, menos del club”, relató. “Se quemó la casa donde están viviendo mis nenas en Córdoba, pero dentro de toda la desgracia se acercó gente a darme una mano y por suerte ahora ya está todo bien”, agregó. En una entrevista cedida a El Deportivo TV, Monje expresó su agradecimiento a todas las personas tanto de Córdoba como de Corrientes que le brindaron su ayuda para poder viajar, estar con sus hijas y solucionar parte de los daños materiales que dejó el incendio.

“La gente me ayudó para que pueda ir a Córdoba y solucionar el problema de mis hijas”, narró. “Tengo muchos amigos en Racing de Córdoba y Belgrano, en los equipos donde estuve. Mientras yo estaba acá tratando de rebuscarme para conseguir plata y ropa para poder viajar a Córdoba y ayudar a mis nenas, ellos armaron una movida interesante por redes sociales, para recibir donaciones, y la gente la verdad que me ayudó un montón tanto en Córdoba como acá en Corrientes también”, comentó.

En la lista de agradecimientos no aparece la dirigencia de Mandiyú, club con el que tiene contrato vigente hasta el 30 de junio, pero que no acompañó a Monje en este delicado momento. “Por suerte fueron sólo daños materiales. Pero desde enero que no vemos plata y la verdad es que se hace muy duro ayudar a mis nenas y subsistir así”, remarcó. “Intenté comunicarme con el presidente (Juan Ignacio) Igarzábal y nadie apareció en ese momento. Yo lo único que quería era hacerle saber lo que me pasó”, se lamentó.

“Somos los jugadores los que domingo a domingo salimos a poner la cara por la dirigencia y lo que me molestó es que yo pese a todas las dificultades siempre cumplí y nunca le falté el respeto a nadie. Que la gente y los hinchas se acerquen a uno pero la dirigencia no, es lo que me da mucha rabia”, ahondó en su malestar.

- Resignación

En cuanto a los meses de sueldo que le deben, la sensación de Monje (compartida por la gran mayoría de sus compañeros) es de resignación. “Charlando con los compañeros la verdad es que estamos resignados: no entra plata al club, no hay competencia, y nadie nos dice nada claro. Promesas ya escuchamos muchas, se comportaron mal con nosotros, nos mintieron en la cara. Fuimos muy buenos y confiamos demasiado”, subrayó.

Este sentimiento, en parte, se debe al insuficiente apoyo que recibieron desde  Futbolistas Argentinos Agremiados. “Hoy por hoy tenemos que ir a lo legal cada uno de nosotros. El asunto es que ahora el gremio, al haber descendido, dice que somos jugadores amateurs y ya no nos apoyan y es algo inentendible. Siendo que tenemos contrato profesional hasta el 30 de junio”, expresó el futbolista de 26 años.

Finalmente, Monje habló del descenso del Albo como una consecuencia lógica de la realidad institucional del club, un desenlace que los futbolistas intentaron evitar y no pudieron. “Siempre nos faltaron cosas, nunca estuvimos al día, compañeros como (Alejandro) Pajurek que estuvo casi dos días sin comer, y miles de cosas más, por eso nos fue como nos fue. Pese a todo llegamos al final con posibilidades, pero cuando las cosas se hacen mal, a la corta o a la larga se termina pagando, y por eso descendimos”.

 

 

Facebook - Despues Del Juego
Twitter - @despuesdljuego
Instagram - @despuesdeljuego
Youtube - Despues del Juego Corrientes